Consejos para una dieta saludable y equilibrada para niños

En Marcelino Ibéricos tenemos un compromiso con la carne de cerdo y sabemos que una alimentación saludable implica incorporar una amplia variedad de alimentos a nuestra dieta diaria para lograr un estado nutricional adecuado en cada etapa de la vida.

Para llevar una dieta saludable es necesario saber qué tipo de alimentos necesita nuestro cuerpo y en qué proporción debemos tomarlos, siguiendo las pautas de una pirámide alimentaria saludable, puedes visitar nuestra en web en la siguiente dirección: https://ibericosmarcelino.com/

Carne para los niños: por qué es importante y cuánto comer

La diferencia entre proteínas animales y vegetales, la elección entre carnes blancas y rojas, el consumo semanal: el consejo de la profesora experta en nutrición infantil.

Desde la introducción de los alimentos sólidos, las madres se preguntan cuántos gramos por semana o por porción es bueno ofrecer al bebé. Nutrition Children aborda aquí la introducción de la carne en la dieta de los niños y el consumo de la misma con la intención de responder a preguntas recurrentes entre los padres:

¿Qué hábitos alimenticios es bueno adquirir con respecto al consumo de este preciado alimento?
¿Cuál es la diferencia entre las proteínas animales y vegetales?
En comparación con la ingesta más general de carne, ¿cómo diferenciar la elección entre carnes blancas y rojas?
En una dieta saludable ¿cuál debe ser el consumo semanal de carne?
¿Qué papel juegan las proteínas de la carne en la alimentación saludable?

Agradecemos a la profesor experta por la información contenida en este escrito, gracias a su guía aprendemos juntos que la carne es un alimento apto para los niños y útil para la nutrición. La carne de cerdo ibérico, en particular, es una carne de alta calidad y representa un aliado fresco para la dieta de los niños. Esto está garantizado por expertos en nutrición, seguridad y medio ambiente que asistieron a un congreso nacional no muy lejano de AEP, la Asociación Española de Pediatría.

Pero, ¿es la carne realmente tan importante para el crecimiento de los niños o puede ser fácilmente reemplazada por huevos, legumbres y verduras? ¿Cuántas veces se consume? ¿Y cuál elegir? ¿Mejor carne roja o carne blanca?

¿Qué papel juegan las proteínas de la carne en el crecimiento del niño?

Desempeñan un papel importante, aunque no fundamental. Las proteínas animales son ciertamente más completas que las vegetales, porque tienen aminoácidos esenciales y semiesenciales, que son importantes en el desarrollo y la convalecencia. La mayoría de las proteínas vegetales no son tan completas en cuanto a su perfil de aminoácidos, aunque es posible mezclar y combinar los alimentos vegetales para que al final tengas cantidades muy similares de todos los aminoácidos que necesitas.

La carne, sin embargo, también sirve para ampliar aún más el abanico de gustos del niño, que estará más abierto a probar nuevos sabores con una dieta rica y variada. Sin embargo, esto no es una crítica al vegetarianismo: en general, los vegetarianos más exigentes saben variar su gama de alimentos.

¿Cuántas veces se recomienda consumir carne en niños?

En comparación con las 14 comidas principales de la semana, para que la dieta sea saludable, para que la ingesta de proteínas sea la adecuada, para mejorar la ingesta de hierro y para ampliar su percepción de los diferentes sabores, el niño debería comer carne tres o cuatro veces, pescado cuatro o cinco veces, queso y huevos, por su contenido en ácidos grasos saturados, una o dos veces a la semana. Por lo demás, legumbres y cereales. Sin embargo, hay que prestar atención al tipo de carne y a la cantidad que se le da al niño, que debe respetar sus necesidades nutricionales: es impensable que con un año un niño coma cien gramos de carne o cincuenta gramos de jamón cocido.

¿Mejores carnes rojas o carnes blancas?

La Organización Mundial de la Salud, junto con las últimas directrices, desaconseja el consumo excesivo de carnes rojas y procesadas. La carne roja debe consumirse menos que la blanca. La carne blanca, por cierto, suele ser bastante magra y, por tanto, más fácil de digerir. También tienen ácidos grasos de mejor calidad, un menor contenido de colesterol y son, sin embargo, una fuente de proteínas, una fuente de vitaminas B y una buena fuente de minerales y hierro.

Por ejemplo, el pavo tiene casi el mismo contenido de hierro que el filete de ternera. Sin embargo, es cierto que la carne de caballo es una fuente de hierro especialmente valiosa. Contiene casi cuatro veces más hierro que la carne de vacuno.

Se cree que la carne es especialmente importante para el hierro. ¿Es así?

La necesidad de hierro de un niño es proporcionalmente mayor que la de un adulto. Para obtenerla sólo de la carne se necesitaría una cantidad exagerada. Por lo tanto, el hierro debe obtenerse por otras vías: a través de alimentos de origen vegetal como las legumbres, los cereales -sobre todo los integrales, como nos enseña la Dieta Mediterránea- y, hasta los tres años, a través de la leche de crecimiento, si ya no se dispone de leche materna.

Pero, ¿es cierto que el hierro de la carne es más asimilable?

Esto es parcialmente cierto. Sin embargo, sólo el 40% del hierro de la carne es hierro orgánico y, por tanto, definitivamente biodisponible; el 60% restante es hierro inorgánico, como el de las verduras, y, por tanto, más o menos absorbible como el de las hortalizas.

Los pediatras de españa aconsejan elegir carne nacional. ¿Porque?

La carne fresca española es más segura. En España, los controles son aún más estrictos que los previstos por la Unión Europea, que es, sin embargo, más estricta que la de los Estados Unidos. Aquí los animales se someten a menos manipulación y el uso de drogas está permitido solo si el animal está enfermo. En los Estados Unidos, por otro lado, los medicamentos anabólicos, las hormonas y los antibióticos que promueven el crecimiento se usan regularmente. Si se aprobara el acuerdo comercial entre Europa y los Estados Unidos, nos veríamos obligados a aceptar también su carne: en este caso será aún más importante revisar las etiquetas, prestar atención a la información en el embalaje y elegir siempre la carne europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *